viernes, 15 de marzo de 2013

El Sábado: Don del Edén

0 comentarios
Bosquejo elaborado por Remberto Sarzuri

En el principio Jesús mismo reposo el sábado como un día de honor a la creación. Es evidente que nuestro Señor veía la importancia de que sus hijos recordaran cada semana al Creador, y su creación. Si alguien nos presenta otro día de reposo sabemos que está equivocado, no se puede cambiar la fecha de nacimiento de nadie, ni siquiera de nuestros héroes. Podemos  celebrar sus grandes hazañas   y victorias en otros  días, pero nunca podremos cambiar el día de su nacimiento. “El sábado es un recordatorio de nuestra creación por Dios, y de nuestra  redención mediante la sangre de Cristo” Cuando Dios  le dio los 10 mandamientos al pueblo de Israel le dijo: “Acuérdate del día de reposo para santificarlo, seis días trabajaras, harás toda tu obra pero el séptimo día es de reposo para Jehová tu Dios”. Aquí claramente se nos dice que el día de reposo es el Séptimo día, pero ¿cuál es el séptimo día?
Es interesante notar que un año corresponde al tiempo en que demora la Tierra en dar  vuelta alrededor del sol, un mes está en relación a la luna y la Tierra, un día es lo que demora la Tierra en rotar sobre su propio eje,  pero una semana ¿qué es? No existe ninguna razón astronómica para el origen de la semana, lo único que justifica su origen es la creación. Desde entonces se ha mantenido inamovible en el tiempo como un monumento.
Pero  aun sigue la pregunta ¿cuál es el séptimo día?
La verdad es que encontrar el séptimo día  va a  depender de cuál sea el primero. Si empezamos con el martes entonces el séptimo día sería el lunes y así podrían probar con cada uno de los días, pero eso no nos llevaría muy lejos.
En el libro de Marcos capítulo 16 se nos cuenta la historia de la resurrección de Jesús. Es bien sabido por todos  que Jesús  resucito un día domingo, hasta nuestro calendario lo recuerda cada año como el domingo de resurrección.
En el relato del capítulo 16 dice que fue “pasado el día de reposo… muy de mañana el primer día de la semana vinieron de sepulcro”. Pero no encontraron a Jesús puesto que el había resucitado. La Biblia dice claramente que el primer día de la semana es el día en que resucito Jesús. Ese día fue domingo, el primer día por lo que dio, sin lugar a dudas, el sábado es el séptimo día.
Jesús mismo nos confirma esto, puesto que el acostumbraba ir a la Sinagoga (Iglesia Judía) cada sábado a adorar (Lucas 4:16) Claramente Jesús  esta aquí  dándonos  un ejemplo para seguir. Pero ahora pero si el sábado es el séptimo día de la semana. Jesús mismo  lo reconoció. ¿Por qué hoy, tanta gente lo ha olvidado?
El sábado es un símbolo de nuestra conexión con Dios. Es necesario que aquellos que deseen santificar el día de reposo tengan sus corazones santificados  por Jesús. La historia nos cuenta que fue el Emperador Constantino quien cambio el sábado, como día de reposo hacia el domingo. Pero antes que eso sucediera muchos ya lo habían cambiado en su corazón. Antes de juzgar a aquellos que se atrevieron
a cambiar el día de reposo, deberíamos preguntarnos si no lo hemos cambiado nosotros en nuestro corazón.

miércoles, 6 de marzo de 2013

LA MAYORDOMÍA Y EL MEDIOAMBIENTE

0 comentarios
Resumen elaborado por Remberto Sarzuri
Por Miguel A. Victoriano G.
Mayordomía para muchos puede sonar como una palabra vieja que ya no se usa comúnmente y hasta cierto punto eso es verdad pero el principio que existe detrás de esto está hoy tan vigente como hace 6000 años atrás cuando Dios le dio esa función al primer hombre que habito la tierra. Mayordomía no es otra cosa sino administración, Dios nos ha hecho mayordomos (administradores) a cada uno de nosotros, nos ha confiado recursos que debemos cultivar como en la parábola de los talento Dios nos pedirá cuenta de la forma en que hemos administrado estos recursos. Algunas personas creen que los recursos son solo materiales pero esta visión es bastante limitada.
Por mucho tiempo los adventistas nos hemos olvidado de esta parte pan importante, pero los tiempos que estamos viviendo nos obligan a despertar. Hoy el cambio climático es una realidad, cada día podemos ver por televisión como en lugares donde nunca había nevado esta cayendo nieve mientras que en otros, la gente esta muriendo de calor, sin ir muy lejos podemos ver como se retrasan las estaciones y día a día el clima se hace más impredecible.
Todo esto es causa del maltrato que el ser humano tiene con su medio ambiente, Dios desea que sus hijos sean correctos mayordomos de su ecosistema, cuidando y respetando la naturaleza que es creación de suya.
Dios vendrá a destruir a los que destruyen la tierra (Apoc. 11:18) y eso será muy pronto, algunos científicos señalan que al ritmo que esta siguiendo en deterioro actual de nuestro planeta en unos 50 años nuestro planeta no soportara mas. Muchos se están preocupando por esto, no quieren que la vida se acabe en 50 años, pero nosotros sabemos que Jesús vendrá antes que eso ocurra. Eso no significa que debemos tomar una actitud indiferente frente al problema de la contaminación global muy por el contrario tenemos la obligación de cumplir el mandato divino de administrar la naturaleza sabiamente.
Recuerde que Dios puso a Adan en el jardín del edén para proteger y cuidar la creación, no para destruirla, nosotros hoy debemos respetar nuestro planeta y promover una cultura ambiental.

martes, 5 de julio de 2011

“La realidad inescrutable de YHWH, el Dios de Israel”

0 comentarios


(Traducido por Carlos Enrique Espinosa)
Las cuatro consonantes que componen el nombre del Dios de Israel siguen siendo no pronunciadas en hebreo, porque carecen de las vocales para permitir la vocalización.
No hay una representación física del Dios de los hebreos y tratar de hacer una es contradecir directamente sus instrucciones e incurrir en su ira.
¿Cómo hacía Israel para entender a este Dios? ¿Cómo lo hacemos nosotros?

viernes, 1 de julio de 2011

"Adoración Fuera del Edén"

0 comentarios


(Traducido por Carlos Enrique Espinosa)
Es probable que no siempre pensemos en la historia de las ofrendas de Caín y Abel como una historia acerca de la adoración –pero en realidad lo es.  Como Ellen White señala, no se trataba de sacrificios para expiar el pecado: por el contrario, "[eran] ofrendas . . . para expresar la fe en el Salvador a quien la ofrenda tipificaba, y al mismo tiempo para reconocer su total dependencia de Él. . . .  Aparte de esto, los primeros frutos de la tierra debían ser presentados ante el Señor como ofrenda de agradecimiento" [Patriarcas y Profetas, 7].